El nuevo sistema de cotización por ingresos reales para autónomos podría estar operativo en 2022

El nuevo sistema de cotización por ingresos reales para autónomos podría estar operativo en 2022

92
14

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, este martes en Madrid.Kiko Huesca / EFE

El sistema de cotización por ingresos reales para los autónomos podría estar operativo en 2022, según aseguró este martes el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Esta fórmula permitiría que los trabajadores por cuenta propia ―unos tres millones según los datos del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA)― cotizasen en función de sus ingresos, y no a partir de una cuota fija. En 2020 la asignación mínima estaba establecida en los 286 euros y la máxima de 1.233; mientras que para los autónomos societarios oscilaba entre los 367 de la más baja, hasta los 1.232 de la máxima.

“Haremos un esquema progresivo en el tiempo para evitar que los desajustes no generen problemas de gestión administrativos a nadie”, ha aclarado Escrivá en una rueda de prensa en la que ha presentado también en nuevo acuerdo para la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Mediante este nuevo sistema de cotización ―una de las principales reivindicaciones del colectivo―, los autónomos podrán tributar en función del cálculo que realicen sobre sus ingresos anuales. El responsable de Seguridad Social, sin embargo, ha matizado que no a todos ellos podría aplicárseles esta nueva metodología, ya que “hay distintas categorías donde no siempre se produce un engarce completo entre la dimensión fiscal y de cotizaciones a la Seguridad Social”. A pesar de ello, ha señalado que el carácter operativo del sistema será progresivo y que la intención es que “el grueso” de los autónomos empiece a cotizar de esta forma en el plazo de un año.

Extensión del plazo

Este anuncio llega un día después de que Gobierno y agentes sociales alcanzasen este lunes un acuerdo para prorrogar el acceso a las ayudas por cese de actividad, que caducaban el próximo 31 de enero. Además de que el nuevo plazo se extenderá hasta el 31 de mayo, el titular de Seguridad Social ha celebrado que a esta renovación se hayan incorporado también otras demandas de las organizaciones de autónomos, especialmente la referida a la exoneración de las cuotas del 100% de aquellos trabajadores por cuenta propia que en el primer semestre de 2021 tengan una caída de actividad del 50%. Lo que supone una rebaja sustancial del volumen de pérdida, establecido anteriormente en el 75%.

A esta bola extra de oxígeno se suman otros cambios que ya se acordaron en el encuentro del lunes, como la suspensión de la subida de los tipos de cotización hasta el 31 de mayo ―que establecía un incremento de entre 3 y 12 euros por el acuerdo alcanzado en 2018―, y la eliminación de la necesidad de que los autónomos tuvieran que haber sido beneficiarios de la prestación por cese de actividad entre los meses de marzo y junio de 2020 para acceder de nuevo a ella.

Escrivá ha defendido que estas ayudas han protegido a 350.000 autónomos, a pesar de que los cálculos de las organizaciones de estos trabajadores estiman en 65.000 millones de euros las pérdidas acumuladas por este colectivo durante el último año debido al impacto económico de la covid.